La cantante mexicana Paulina Rubio carga ahorita una mala leche desde que se dio a conocer que su contrato con Universal Music terminó, tras más de 20 años con ellos.

Según la gente de Suelta La Sopa, la cantante debería haberse reinventado porque pasó de moda, y encima, que su contrato con la disquera terminara hace peor la situación, porque ya no ganaría ni una locha si los discos se vendieran, por lo que fueron retirados.

Pa’ rematar, Rubio pretendía hacer una gira llamada “Deseo Tour” en San José, California, pero no vendió ni la mitad de las entradas y esta tuvo que ser cancelada. Ni siquiera Sony Music la quiso firmar por no tener una carrera tan estable actualmente.

Y por si eso fuera poco, tiene problemas con su ex machuque, Gerardo Bazúa, por su hijo, porque este no le deja ver al pequeño. Esto la llevó a tomar antidepresivos.

 

Redacción