Un par de desalmados quedó preso luego que se supiera que tenían coñaceados y pasando burda de roncha a los triponcitos.

Según el chivo de Poliguanipa, comisionado César Verenzuela, los desgraciados son una tipa de de 28 años y su machuque Nelson Villarroel (44). La mujer es la madre de los menores, pero el tipete es padrastro.

Los agarraron en la calle Santa Teresa del sector Floresta I, Guanipa, cuando los vecinirijollos denunciaron que los chamitos pasaban hambre y los golpeaban bastante.

Eso bastó pa’ que los pacos les pusieran de una los ganchos. Los menores están en el Consejo de Protección del Niño, Niña y Adolescente (Cpnna) en El Tigrito

 

Carlos