Hervir un huevo en el microondas le costó caro a Bethany Rosser, una joven de 22 años de edad, quien se disponía a hacer una receta encontrada en Internet.

La joven contó que siguió las instrucciones del sitio web y hasta le agregó sal como se indicaba; sin imaginar que el huevo explotaría seis minutos  después de haberlo sacado.

“En una página decía que podía calentar los huevos en un recipiente apto para microondas siempre que agregue sal, para evitar que exploten. Entonces, por supuesto, agregué sal”, contó la muchacha.

Producto de la explosión, uno de sus ojos resultó herido y su cara con quemaduras. Tras lo ocurrido llamó al 999, mientras colocaba agua fría sobre su rostro. La joven fue llevada de emergencia a la unidad de quemaduras en el Hospital Queen Elizabeth de Birmingham, donde le colocaron vendajes húmedos sobre su cara.

Ahora la joven no sabe si podrá volver a recuperar la vista. “Me siento bien pero nerviosa, ya que no estoy segura de poder ver por ese ojo cuando baje la inflamación”, comentó según The Sun.