Una mujer de 43 años de edad le salvó la vida a su exesposo y padre de sus hijos, de quien se divorció hace cinco años pero  a quien conocía desde que tenían 11 años de edad.

La mujer identificada como Kelly Hope no dudó en donarle uno de sus riñones una vez que se enteró que Dan Pyatt podía morir.

En el 2018, la enfermedad de Dan Pyat empezó a empeorar y sus riñones estaban el mal estado, por lo que la única forma de salvarle la vida era logrando obtener un riñón.

Pese a que estaban separados, Kelly Hope decidió apoyar al padre de sus hijas y se convirtió en la donante tras realizarse las pruebas necesarias.

“Me dijo que no se sentía cómodo pidiéndome tal cosa, pero aunque ya no estábamos juntos no iba a dejar a mis hijas sin su padre. Dan solo tiene 44 años y mucha vida por delante», contó la mujer.